Sunday, September 16, 2012

El Centenario de la Escuela Pestalozzi


Este día 16 de septiembre se realiza otro cambio más de poderes municipales en Nogales, pero también se cumple el día anterior el centenario de la inauguración de la actual Escuela Pestalozzi.

Nogales había surgido en 1884 auspiciado por la paz porfiriana, y después le seguiría el advenimiento de la revolución maderista en México, período en que Nogales no habría sufrido aún algún estragos ocasionados por esa fase del movimiento armado, sino que pasó por un gran crecimiento en población.  Para 1910 éramos alrededor de 4,000 los nogalenses y la mancha urbana se extendía desde la frontera hasta inmediaciones de la actual Plaza Hidalgo, a la entrada de la actual cañada Héroes que entonces era conocida como del Aguajito y comunicaba con el entonces rancho de Buenavista, hoy Mascareñas.

Esta población contaba por entonces con 600 residencias de distintos materiales y 20 edificios públicos. Para inicios del siglo XX había una sucursal del Banco de Sonora y tres hoteles: El Moderno, El París y El Sonora, además del Club Internacional y fábricas de máquinas de coser, de pastas, fósforos, ropa y calzado y numerosos negocios más pequeños. Por otro lado, en la dimensión de educación contábamos con dos escuelas primarias, situadas por la calle Ingenieros, a un costado del actual Edificio del Estado, en dos edificios contiguos, uno para cada sexo, con 4 maestros en cada una, a la cual asistían 128 niñas y 112 niños. Sin embargo, debido al crecimiento de la población se hizo necesario que el gobierno municipal contemplara la construcción de otro edificio escolar durante esa primera década del siglo veinte.

Para1910 era presidente municipal Alberto Claussen, aunque Claussen renunció el 22 de diciembre de 1910 y quedó como alcalde interino Próspero Sandoval. Pero Sandoval renunciaría también el 2 de junio de 1911, y lo reemplazó el Doctor  Ponciano López, a quien le tocó iniciar las labores de construcción del nuevo edificio.  En agosto, el arquitecto estadounidense, O. J. Omstead, a quien se le había encargado que realizara los planos del edificio escolar, los entregó al gobierno municipal, y el día 30 de ese mismo mes, en sesión de Cabildos, se autorizó al ayuntamiento a gestionar un préstamo por $30,000 para construir la futura escuela.

Se formó una comisión encargada de la obra, integrada por los miembros del Ayuntamiento, aunque no pudieron hacer nada en el mes que les quedaba de funciones. Unicamente pudieron colocar la primera piedra del edificio, misma que se encuentra actualmente en una de las esquinas de la construcción.

La siguiente administración, que era encabezada por Fernando Rodríguez Luján, en sesión de cabildos efectuada el 22 de septiembre de ese 1911, acordó cambiar los miembros de la Comisión a los del nuevo Ayuntamiento, y el 11 de noviembre el nuevo presidente municipal consiguió un préstamo por $30,000 del Banco Nacional de México para la construcción.

Ya iniciado el siguiente año de 1912, el 12 de enero, y debido a que no se contaba con los recursos económicos necesarios, el Ayuntamiento decidió vender los edificios de la cárcel y escuelas, ya que se encontraban muy arruinados y con el producto construir un hospital. En mayo 6, el Gobernador aprobaba la venta y después uno de esos edificios escolares antiguos fue adquirido por el presidente municipal, Fernando Rodríguez (hermano de Abelardo), y el otro por Guillermo Barnett (h). Con ese dinero y un préstamo adicional de $10,000 que hizo una benefactora nogalense, hoy olvidada, la Srita. Rosita Muñoz, se pudo concluir el edificio de la escuela Superior, mismo que fue inaugurado el día 15 de septiembre de 1912, es decir un día antes de que Fernando Rodríguez le entregara las riendas del municipio a su sucesor, Guillermo Barnett hijo.

Sin embargo, al iniciar el funcionamiento de la escuela no se contaba con lo más indispensable para su funcionamiento. En los meses siguientes la situación económica nacional empeoraría con el asesinato del presidente Madero, por lo que la situación del nuevo edificio resultó una carga casi imposible de llevar para las arcas municipales. Así fue como el nuevo presidente municipal, Guillermo Barnett hijo, desembolsó el dinero necesario para instalar un sistema de calefacción central, y se les pidió a los padres de los alumnos que llevaran a la escuela los muebles necesarios para sus hijos. En mi casa aún se conserva la silla de mi madre, que fue alumna por entonces.

El edificio de ladrillo de dos niveles de la entonces Escuela Superior comprendía dos instituciones, la escuela de varones en la planta alta y la de niñas en la baja. En ellos se cursaba hasta el cuarto nivel de primaria.

Es mucho lo que ha avanzado Nogales desde entonces, actualmente esta frontera cuenta con varias universidades, aunque también subsiste como testigo mudo de los avatares de la historia de la educación en nuestra frontera ese edificio escolar que fuera inaugurado, esta fecha, hace exactamente cien años.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment